El gobierno envió al congreso el proyecto de los principios básicos

Marco de refinanciación busca ser ley

Tal como anticipó la Presidenta pocos días atrás, ayer el Ejecutivo ingresó por el Senado el proyecto de ley para los nueve principios básicos propuestos por la ONU para guiar las reestructuraciones de deudas soberanas.

El Senado recibió ayer el proyecto que incorpora a la legislación argentina los nueve principios básicos para guiar las reestructuraciones de deuda soberana de las Naciones Unidas. La declaración de orden público de la resolución del organismo internacional será discutida en comisión la próxima semana y llegaría al recinto a comienzos de mes. La iniciativa restringe la capacidad de daño de los buitres, legitima el derecho de los países a realizar reestructuraciones que les permitan volver a crecer y protege a los inversores de buena fe frente al accionar predatorio de los hedge funds. Desde el equipo económico entienden que la incorporación de los principios a la ley local es un paso necesario para sostener el debate en los distintos foros internacionales y avanzar en la construcción de un marco regulatorio internacional. Cuando se conoció el resultado de la votación en la ONU, el presidente de Bolivia, Evo Morales, anticipó que procedería por el mismo camino. La Cancillería argentina está trabajando para lograr que otras naciones latinoamericanas y africanas avancen en el mismo sentido.

“Cuando un país se encuentra en una situación de dificultad para el pago de su deuda tiene dos caminos: enfrentarse a los acreedores privados en soledad, con la diferencia de poder a raíz de las decisiones de las cortes de Estados Unidos, o negociar con los organismos internacionales que exigen un plan de ajuste a cambio de fondos para pagar la deuda. Los acuerdos que se alcanzan en este contexto, sin la existencia de un marco jurídico internacional, no hacen sustentables las deudas reestructuradas”, advierte el proyecto de ley en sus considerandos, al justificar la necesidad de un marco jurídico global.

Los casos de Argentina y Grecia evidencian las limitaciones del mecanismo vigente. El exitoso canje de deuda al que adhirió el 92,4 por ciento de los acreedores se ve afectado por el accionar buitre en los tribunales norteamericanos y el fracaso de la tímida reestructuración griega de 2012 se evidencia en la continuidad de las políticas de austeridad, implementadas por el gobierno helénico para obtener financiamiento de los organismos internacionales y europeos.

La buena fe, la sustentabilidad de los acuerdos, la transparencia, la imparcialidad de las partes, el respeto de la inmunidad soberana y el trato equitativo entre los acreedores forman parte de los principios adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas. A pesar del éxito obtenido por los buitres en su disputa con Argentina, los nueve lineamientos ya se aplican a las negociaciones de reestructuración de deuda soberana, en su carácter de normas consuetudinarias de derecho internacional o como principios generales de derecho. “A través de su compilación y codificación, la Asamblea General de la ONU contribuye a incrementar su eficacia, al tiempo que envía una señal del compromiso de la comunidad internacional con estos principios”, expresa el texto del proyecto.

Si bien no tienen consecuencias judiciales directas sobre el caso argentino, quienes trabajaron en su redacción consideran que la codificación de lineamientos constituye un instrumento poderoso que los tribunales no pueden ignorar. “Su adopción favorecerá la resolución oportuna y sin interrupciones dilatorias de las crisis de deuda soberana, que resultará en procesos más predecibles y jurídicamente seguros para todos los actores involucrados, promoviendo además el crecimiento y el desarrollo sustentables, de acuerdo con las prioridades nacionales y el respeto por los derechos humanos”, indica la iniciativa.

Los académicos que trabajaron en el Comité Ad Hoc de la ONU advierten que la legislación de Nueva York no garantiza el cumplimiento de los principios. Desde esa visión, una hipotética emisión de deuda externa argentina en la principal plaza financiera del mundo sería incompatible con las directrices. Colocar títulos a través de esa plaza hoy no es una posibilidad ni un objetivo, pero en el Palacio de Hacienda explican que en un escenario libre de buitres la incorporación de los principios no limitaría ese camino.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-282188-2015-09-22.html

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *