Dictamen para el proyecto de adhesión a los principios de reestructuración de deuda votados en la ONU

“Su accionar es un crimen premeditado”

Esa fue la definición de Axel Kicillof para el accionar de los fondos buitre contra las reestructuraciones soberanas de deuda. El ministro defendió el proyecto y condenó a quienes querían pagar en efectivo. “Endeudador serial o burro.”

“No le queda otra a nadie que gobierne la Argentina que negociar fuerte con los fondos buitre. Esta es la forma. No bajo extorsión, no bajo el miedo, ni la complicidad. Hay que negociar para cerrar y pagar el ciento por ciento de nuestros compromisos, en condiciones justas y sostenibles y esto es lo que convalidó ahora Naciones Unidas.” Así de contundente fueron las afirmaciones del ministro de Economía, Axel Kicillof, al presentar en el Senado el proyecto que ratifica los nueve puntos acordados en la ONU para frenar el accionar de los fondos buitre. Sobre el cierre de su participación, le dedicó un párrafo a Mauricio Macri –sin mencionarlo–, al sostener que quien propuso pagar en efectivo la sentencia del juez neoyorquino Thomas Griesa era “endeudador serial o burro”. El proyecto obtuvo dictamen de mayoría en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y será tratado en el recinto la semana que viene.

Los mismos bloques de la oposición que llegaron a proponer una colecta para pagar por el embargo de la Fragata Libertad a pedido de los buitres o que reclamaron el cumplimiento de la sentencia de Griesa dieron la nota ayer: estuvieron ausentes. Ninguno de los legisladores opositores que forman parte de la comisión le otorgó relevancia al encuentro. A saber: Angel Rozas (UCR), Oscar Castillo (Frente Cívico y Social Catamarca), Carlos Reutemann (PJ), Juan Carlos Romero (PJ), Fernando “Pino” Solanas (Proyecto Sur) y Gabriela Michetti (PRO). Solanas se sentó en la primera fila por unos minutos pero se retiró antes de que comenzara la reunión. Kicillof estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Económicas de la Cancillería, Carlos Bianco, y por el secretario de Finanzas, Pablo López. “Los fondos buitre son células financieras preparadas para extorsionar países y así obtener mejores condiciones que los demás acreedores. Este accionar es un crimen premeditado”, manifestó el ministro.

Para el funcionario, esta planificación radica en que los fondos buitre primero compraron deuda defaulteada para cobrar el cien por ciento, en un segundo paso adquirieron papeles luego del canje de 2005, hicieron lobby con el juez Griesa para obtener una sentencia favorable y luego se sumaron a los llamados “me too”. “Siempre dijimos que no eran solamente 1600 millones de dólares. Detrás de esa cifra primero estaban los me too con 20.000 millones y después el resto de los acreedores que reclamarían por un trato desigual por 500.000 millones de dólares”, analizó Kicillof.

El candidato presidencial Mauricio Macri, en un primer momento, sostuvo que la Argentina debía “hacer lo que dijera Griesa”. Luego morigeró su discurso y habló de negociar con los buitres. “Hubo un candidato presidencial que dijo que había que pagar en efectivo. Creo que fue por ignorancia que dijo eso. Lo de los buitres fue una operación quirúrgica”, aseveró el ministro de Hacienda.

Los nueve principios sostienen que las negociaciones deben llevarse adelante con buena fe, se habla de la sustentabilidad de los acuerdos, la transparencia, la imparcialidad de las partes, el respeto de la inmunidad soberana y el trato equitativo entre los acreedores. El último punto establece que, cuando el acuerdo sea aceptado por una mayoría calificada (como sucedió en el caso argentino donde el 92,4 por ciento aceptó la propuesta del país), ese convenio no podrá verse afectado por una minoría no representativa.

“Estos nueve principios se transformarán en principios de orden público. Esto es un paso decisivo en la soberanía, la dignidad, la independencia económica y la justicia social. Es la contribución argentina a escala internacional frente al despiadado ataque de los fondos buitre”, acentuó Kicillof. Para el ministro, lo que votó la ONU y próximamente el Congreso, es la continuidad de un proceso político que se propuso modificar el funcionamiento de el sistema financiero internacional, luego de la crisis de 2008. “La ONU termina actuando en estas cuestiones debido al anacronismo de los organismos financieros multilaterales”, concluyó el ministro.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-282851-2015-10-01.html

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *