El gobierno coloco deuda por 669 millones de dólares en la licitación del BONAR 2020. Las reservas recuperaron 637 millones

Primer paso después del pago record de deuda

En un mercado financiero alterado por el retiro de capitales de los países emergentes, Argentina logró captar poco más de 600 millones de dólares con un bono a cinco años y pagando un rendimiento del 9,2 por ciento anual.

El gobierno nacional obtuvo ayer 637,1 millones de dólares del mercado financiero a través de la colocación del Bonar 2020. La licitación de este bono buscó captar parte de los 5900 millones de dólares en reservas utilizados anteayer para el pago del Boden 2015. La propuesta recibió ofertas por unos 812,7 millones de dólares, de los cuales el Ministerio de Economía adjudicó 669,2 millones de dólares de valor nominal a una tasa de interés resultante de la operación de 9,21 por ciento, levemente superior al 8,95 por ciento obtenido en abril pasado por la colocación del Bonar 2024 bajo un contexto internacional menos convulsionado. Desde el Palacio de Hacienda destacaron que las ofertas provinieron en su gran mayoría de inversores minoristas. En la Bolsa porteña los principales activos operaron en alza ante la expectativa que generó la licitación del Bonar 2020, que inicialmente se amplió hasta un monto máximo de 1500 millones en cinco tramos (ver aparte). El monto obtenido en la licitación se integrará mañana a las reservas.

El país abonó esta semana el mayor compromiso con privados en los veinte años, al depositar los 5899 millones de dólares en concepto del último vencimiento de capital e intereses del Boden 15. Se trató de un papel que se emitió en 2005 por los fondos obtenidos del gobierno venezolano y que fue cancelado en su totalidad por el mismo signo político a escasas semanas de las elecciones presidenciales. El pago se realizó con reservas del Banco Central, que reflejaron una caída de 4700 millones de dólares. En su mayoría se pagó a bonistas extranjeros y a residentes con cuentas en el exterior, lo que explicó el impacto inmediato en reservas. Sólo quedaron unos 1200 millones, de los cuales más de 400 respondía a propias tenencias del Central. La diferencia (unos 800 millones) copincide en la práctica con la oferta recibida ayer.

El stock de reservas, que en las últimas semanas venían castigadas por la demanda de empresas y particulares, perdió 4741 millones de dólares y el stock se ubicó en 27.713 millones, su valor mínimo desde fines de septiembre del año pasado. La contrapartida del pago del Boden 15 fue una reducción del peso de la deuda pública externa en moneda extranjera sobre el PIB del 8,9 al 7,3 por ciento.

Con el objetivo de recapturar parte de los fondos utilizados en el pago del Boden 15, se licitó ayer el Bonar 2020, un título en dólares que vence en cinco años y paga de manera semestral, en abril y octubre, una tasa de interés anual de 8 por ciento. Los pagos se cursarán a través del Banco Central mediante transferencias de fondos en las respectivas cuentas de efectivo que posean los titulares de cuentas de registro en dicha Institución. Esto, además de ser un bono bajo legislación local, evita que fondos buitre puedan aspirar a poner sus manos sobre el mismo. Ya lo habían intentado con la emisión del Bonar 24, con la cual se tomaron casi 1500 millones de dólares. En esta oportunidad, el contexto internacional sumado al hecho de que se está a días de un cambio de Gobiernono colaboró con la operatoria. La amenaza de una suba en las tasas de interés en Estados Unidos quitó liquidez a los mercados emergentes y los inversores eligen quedarse líquidos.

No obstante, en Economía se mantiene la expectativa de poder captar con el nuevo bono hasta 1500 millones de dólares en los cinco tramos o subastas, de las cuales ayer se cumplió el primero.El ministro de Economía, Axel Kicillof, había asegurado que “algunos inversores dijeron que si la volatilidad de los mercados internacionales no sufría algún percance, lo que cobraron de Boden 15 quieren reinvertirlo en bonos argentinos. En caso de que los precios que ofrecen sean convenientes, vamos a adjudicar la emisión”.

La oferta de 812,7 millones de dólares resultó 1,6 veces el monto inicial a licitar, de 500 millones. El monto nominal adjudicado (669,2 millones) se realizó a un precio de corte, definido en virtud de la tasa de interés efectiva a la que se toma la deuda, en 95,20 dólares por lámina de cien dólares. Ese recorte implica, según el comunicado de Economía, haber obtenido 637 millones de dólares. La fecha de emisión (los bonos se entregan físicamente a los que ingresaron en la operación) será la de mañana, fecha en que se contabilizan los fondos obtenidos. La mayoría de las ofertas provino de inversores minoristas, lo que se desprende de cruzar los 812,7 millones ofertados con las más de 1100 posturas de oferta presentadas en la jornada.

Mañana también, Economía buscará colocará dos nuevos bonos en pesos, uno por el equivalente de 500 millones de dólares y otro por 3000 millones de pesos. Los dos nuevos títulos, con vencimiento en 2017, pueden ser ampliados. La apuesta es a absorber con los tres bonos (incluyendo el Bonar 2020) parte de la liquidez volcada al sistema con el pago realizada con el vencimiento del Boden 15.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-283312-2015-10-07.html

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *