La gran incógnita que no pueden develar las encuestas: ¿cómo abrirá el dólar blue en el lunes post-electoral?

Ya se está transformando en una costumbre argentina. Al suspenso de la apertura de las urnas del domingo le sigue otro, que acaso provoca más ansiedad en mucha gente: cómo abrirá el mercado el lunes posterior a la elección.

La cotización del dólar en el circuito paralelo, así como los bonos soberanos y las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street se han convertido en el gran termómetro para interpretar el humor en la plaza financiera después de cada gran evento político.

Las grandes dudas para el lunes 23 pasan por ver cuánto habrá de nerviosismo entre los inversores.

Si gana Mauricio Macri, es probable que haya una volatilidad menor, pero se mantendrá cierta incertidumbre por saber los tiempos de las reformas económicas y, sobre todo, por elmargen de gobernabilidad del nuevo Gobierno.

Las tres semanas de transición que transcurran entre la elección y la asunción del nuevo Presidente serán decisivas, y verán el extraño escenario de un ministro de Economía decididamente anti-kirchnerista ya designado, en convivencia con Alejandro Vanoli en el Banco Central.

Un analista de una reconocida consultora afirma: «El lunes todo dependerá de la actitud que tome el Gobierno saliente, no puntualmente Cristina, sino, por ejemplo, la del presidente del Banco Central. Supongo que Vanoli se juntará con las nuevas autoridades para hacer latransición, porque ya está imputado por los futuros y está vendiendo dólares a $9,70, así que tampoco puede descontrolar más la situación».

Por ahora es todo especulación. Porque también puede ocurrir que la administración K decida seguir vendiendo «dólar ahorro», lo cual daría la pauta de que legaría una caja casi vacía en el BCRA.

Si, en cambio, se diera la eventualidad de un triunfo de Daniel Scioli, ocurriría la situación inversa. Es decir, una transición más tranquila, ordenada y con coordinación entre funcionarios entrantes y salientes, pero con una perspectiva de reformas más paulatinas y uncepo cambiario con varios meses por delante.

Por lo ocurrido en los últimos días, existe la sensación de que los operadores del mercado de capitales pusieron sus fichas pensando en una victoria de Macri.

Es decir, con un blue que está muy por debajo del «dólar de convertibilidad» ($21,80), acaso descontando una pronta reunificación del tipo de cambio en torno de los $13 o $14. Y con subas generalizadas de cotizaciones, en especial de acciones de empresas con potencial de crecimiento tras un cambio de signo político, como las de eléctricas y bancos.

¿Qué pasará el lunes?
Para el «día después» del balotaje, claramente el escenario variará de acuerdo con el resultado de las elecciones.

A priori, luego de la primera vuelta del 25 de octubre, Macri quedó mejor perfilado para convertirse en el próximo Presidente de los argentinos.

Por lo tanto, el mercado fue ajustando sus posiciones de acuerdo con estas perspectivas y con la posibilidad que se concrete la unificación del tipo de cambio en torno a los 14 pesos.

En consecuencia, el precio del blue comenzó a bajar de los $16 que valía en la previa a las elecciones, con una marcada volatilidad, hasta los $15 actuales (ver cuadro).

Entonces, si Macri resulta ganador el 22 de noviembre, según analistas consultados poriProfesional, el lunes los mercados no deberían mostrar números muy diferentes a los actuales.

¿El motivo? La city ya se ajustó a la nueva referencia cambiaria que habría, según lo mencionado por los economistas que asesoran al líder de Cambiemos.

En ese sentido, Pedro Rabasa, ex economista jefe del BCRA y director Empiria, una de las consultoras que asesoran a Macri, señala que «si se unifica el mercado, el valor del dólar sería de entre $14 a $15. A más de ese rango ya me parece caro».

De modo tal que el próximo lunes 23, en caso de ganar Cambiemos, ve un precio del blue muy tranquilo y mucha gente intentando comprar dólar oficial.

La misma perspectiva asegura el actual presidente del Banco Ciudad y posible futuro ministro de Economía, Rogelio Frigerio: «En un gobierno de Macri un dólar a $15 o $16 sería caro».

En resumen, «se espera una unificación del tipo de cambio y esa es la esencia de un blue que ahora encontró un techo en la suba», apunta Ramiro Castiñeira.

¿Y si gana Daniel Scioli? En base a los sondeos previos de las consultoras de opinión pública, ese escenario pasaría a ser toda una sorpresa para el mercado.

De acuerdo con el relevamiento realizado por iProfesional, en el ámbito inversor se prevé que el dólar blue podría pegar un salto ante lo que considera un imprevisto en el rumbo político.

Además, si bien Scioli tiene un perfil más pro mercado que el Gobierno de Cristina Kirchner,le juega en contra su vínculo con varios referentes del kirchnerismo (como Zannini o Aníbal Fernández) y que, al fin y al cabo, representa cierto estilo actual que identifica al Frente Para la Victoria.

Es que para los economistas el discurso «anti-devaluatorio» que empleó durante la campaña, al afirmar que el tipo de cambio actual a $10 «es competitivo», no refleja lasvariables económicas actuales.

Para Rabasa, en caso de ganar Scioli, «el blue podría ir en cualquier dirección, ya que quizás el mercado buscaría referencias concretas como la relación entre la base monetaria frente a las reservas del Banco Central, que marca un tipo de cambio por arriba de los $21».

Este indicador, conocido como dólar de convertibilidad o de equilibrio, es el que compara todos los pesos que circulan en la economía con las divisas que tiene disponibles el BCRA.

Justamente, este tipo de cambio teórico tan elevado, surge de la inmensa emisión monetaria realizada para sostener el descarrilado déficit público.

De acuerdo con el IERAL, de la Fundación Mediterránea que conduce Jorge Vasconcelos, eldéficit fiscal de 2015 trepó a 7 puntos del PBI, computando el pago de intereses y sin los recursos extraordinarios transferidos por el Banco Central y la Anses.

Es decir, para dar una referencia de este desfasaje, de cada 100 pesos que gasta el Estado nacional sólo 75 tienen financiación genuina (impuestos), por lo que los restantes $25 (un cuarto del total) «se van cubriendo a los ponchazos, incluida la emisión monetaria», sostiene esta consultora.

Y, al mismo tiempo, también influye la importante caída de reservas del Banco Central. De hecho, ya se encuentran en el número más bajo en cerca de 10 años.

Según algunos economistas, de las u$s25.900 millones que informa la entidad monetaria en sus tenencias, sólo le quedarían menos de u$s500 millones líquidos para afrontar sus compromisos.

Es que se le deben descontar unos u$s15.000 millones de los intercambios de monedas (swap) con China, Francia y Basilea, y préstamos del exterior. A eso se le deben restar también los títulos públicos en moneda extranjera.

Asimismo deben descontarse los encajes de los depósitos en dólares de los particulares por unos u$s8.600 millones que se encuentran en las arcas del Central.

En definitiva, según Rabasa, «las reservas propias están cerca de cero o en negativo». Por lo que a las autoridades actuales les queda por utilizar encajes y los dólares de los cupones no pagados por el bloqueo de Griesa.

Según el IERAL, «por alguna misteriosa razón, el riesgo de un golpe inflacionario ha quedado asociado durante la campaña electoral a una cuestión puramente instrumental, como es la política cambiaria, y no al verdadero origen de esa amenaza, que tiene que ver con dos variables que vienen al galope, como es el caso del rojo fiscal y la emisión monetaria».

En consecuencia, algunos economistas creen que ante la escasez de divisas, en el post-balotaje podrían restringirse aun más las cuotas para viajar al exterior y el dólar ahorro. Todo dependerá de quién sea el ganador y de cómo desee finalizar su gobierno Cristina Kirchner.

¿Y los mercados bursátiles?
No sólo el dólar les preocupa a los inversores sino también qué ocurrirá el lunes con losbonos y las acciones.

Para Juan Manuel Vázquez, del equipo de renta variable de Puente, «si se mantiene el optimismo después del balotaje, puede haber un impulso adicional pero las valuaciones están poniendo cierto techo al upside que pueden experimentar los papeles. Gran parte de la suba ya se dio».

En tanto, «en caso de que los inversores se comporten con mayor pesimismo, podría haber unacorrección fuerte en el mercado».

Para otro experimentado analista del mercado, en caso que gane Macri, las acciones y bonos»pueden llegar a subir 4% o 5% el lunes posterior al balotaje como parte del fervor positivo»

Pero, si llega a perder, «el mercado puede caer estrepitosamente y deshacer posiciones».

Gane quien gane, más allá de los ajustes lógicos posteriores a los resultados de la elección, los inversores pondrán suma atención en los anuncios y programas concretos del nuevoPresidente para rearmar carteras. Por lo pronto, ya se anticiparon a las novedades de corto plazo.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/223203-La-gran-incgnita-que-no-pueden-develar-las-encuestas-cmo-abrir-el-dlar-blue-en-el-lunes-post-electoral

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *